Formas de la Devoción




Antes de referirnos a las formas concreta de la Devoción a la Misericordia de Dios, tal como le fueran reveladas por Jesús a Santa María Faustina, es imperativo recordar y no olvidar nunca las condiciones básicas que debe cumplir el adorador de la Misericordia que desea alcanzar los beneficios de las promesas vinculadas a cada una de estas formas de la devoción, a saber: La Confianza y la práctica de la Misericordia. Es decir, cada uno de los actos de veneración a a Misericordia de Dios debe ser expresión de confianza en Jesús y debe estar unido con la práctica de la misericordia para con el prójimo. “En consecuencia,, si alguien reza el Rosario a la Misericordia, y lo hace sin confianza, su oración se queda estéril. Asimismo, si la veneración rendida al cuadro de Jesús Misericordioso, no procede el espíritu de devoción, es decir, de la confianza viva y real, Jesús no otorga ningún beneficio vinculado con el culto a este cuadro, porque adorar la misericordia Divina, significa, para Jesús un profundo acto de confianza a Él”

Habiendo quedado este aspecto fundamentalísimo meridianamente claro, cabe indicar que son cinco las formas concretas de la Devoción a la Divina Misericordia y que a cada una de ellas, se vinculan hermosas promesas que Jesús comunica a Santa María Faustina, en sus revelaciones. Estas cinco formas concretas de la devoción son:

1. La veneración de la imagen de Jesús Misericordioso
2. La Fiesta de la Divina Misericordia
3. El Rosario o Coronilla a la Divina Misericordia
4. La Hora de la Gran Misericordia
5. La divulgación o difusión de la Devoción a la Misericordia de Dios.

Santa María Faustina compuso y nos transmitió en su Diario una Novena a la Misericordia de Dios (Diario, 1209) no obstante, la Novena así transmitida no se considera como una de las formas concretas de la Devoción y no hay ninguna gracia particular vinculada a ella. Sin embargo, su rezo, con la confianza exigida y además la práctica de la misericordia, puede contar con las promesas que Jesús vinculo al acto de confianza en la Misericordia Divina, como tal. Asimismo, Santa María Faustina nos trasmitió unas Letanías que tampoco constituyen parte de las formas concretas de la Devoción, ya indicadas, pero que por su hermosura la gente asimiló, en algún momento, como si lo fueran. El Reverendo Padre, Prof. Dr. Ignacy Rózycki , encargado del estudio teológico del Diario de Santa Faustina nos aclara estas cuestiones en su condensado escrito La Misericordia de Dios, donde resume los aspectos más relevantes del Diario de Santa María Faustina.

Designed by FlashMint Develop by TechWorkers.