Adoración Perpetua del Santisimo Sacramento




La Adoración del Santísimo Sacramento, o exposición del Santísimo , como su nombre lo indica, es la devoción que tiene por objeto la adoración de Cristo Eucarístico, por eso se le conoce también como Adoración Eucarística. Esta devoción se fundamenta en la fe que tenemos los católicos en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, es decir, la fe de que la Santa Hostia es Jesucristo vivo, Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, que se hace presente cuando el sacerdote consagra el pan y el vino en la Santa Misa, donde estos elementos (el pan y el vino) se transforman en el Cuerpo y la Sangre del Señor. La Eucaristía se expone en una custodia (ostensorio) para adoración.

Existen numerosas formas de adorar a Jesús en la Eucaristía: La Santa Misa, que es la Adoración Eucarística por excelencia; la Adoración de los últimos viernes de mes; la Adoración Nocturna; las 40horas de Adoración, las visitas al Santísimo en el Sagrario; las exposiciones ocasionales del Santísimo, las bendiciones que hace el sacerdote con el Santísimo Sacramento y la Adoración Perpetua son algunas de ellas. Todas tienen en común la veneración de Cristo en la Eucaristía, recordarnos Su Presencia Real, recordarnos a Jesucristo vivo, que equivale a recordar el sacrificio eucarístico, memorial de la muerte y resurrección del Señor y nuestra redención.


Adoración Perpetua del Santísimo

La Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento, de manera particular, es la devoción por medio de la cual los miembros de una parroquia, una capilla, una casa de oración o de alguna otra entidad religiosa similar, se unen y rotan para estar en la presencia de Jesús Sacramentado, expuesto visiblemente en una custodia, durante las veinticuatro (24) horas del día, los siete días de la semana, es decir, de manera continua. La Adoración Perpetua, en consecuencia, es el Programa de Adoración Eucarística más intenso y lleno de gracia de todas las formas de Adoración Eucarística, exceptuando la Santa Misa.

La Exposición al Santísimo ha sido recomendada con frecuencia por los Papas. La vida de los santos está repleta de testimonios de amor al Santísimo y de los maravillosos frutos de la adoración a través de los siglos.


Referencias Bíblicas:

Juan 6, 26-58 (Cristo enseña que Él es el "Pan de Vida" necesario para la vida eterna).

Mateo 26, 26-28; 1 Corintio 11, 23-25.

Designed by FlashMint Develop by TechWorkers.